Biblioteca Escolar como Centro de Recursos para el Aprendizaje


Qué es una Biblioteca Escolar y cuál su importancia?

La Biblioteca Escolar es tan antigua como la propia escuela. Inicialmente estuvo limitada a una colección de libros y su papel también subvalorado, como un elemento auxiliar o complementario de las clases. Sin embargo, con el pasar de los años, la pequeña colección de material impreso fue ampliándose y enriqueciéndose con la aparición de nuevos y variados  recursos y soportes de información y conocimiento, evolucionado a lo que hoy es: un moderno Centro de Recursos para el Aprendizaje. 

¿Cómo debe ser o qué debe tener una buena biblioteca escolar?  

Concebida así, como Centro de Recursos para el Aprendizaje, la Biblioteca Escolar viene a ser un  espacio de la institución educativa donde se organiza un conjunto variado de materiales educativos,  desde los más conocidos (libros, revistas e  impresos en general),  pasando por la  amplia gama de materiales audiovisuales (mapas, láminas, modelos, etc.),  hasta los más modernos recursos informativos,  en diferentes formatos y soportes, electrónicos, digitales y de acceso virtual, todo ello integrado y al servicio del proceso educativo. La Biblioteca Escolar cumple el papel de herramienta pedagógica brindando  a los educandos de todos los niveles y modalidades información y conocimiento, contribuyendo así al desarrollo de habilidades, destrezas y hábitos de lectura e investigación; y, por otro, se constituye en un mecanismo social, facilitando el acceso democrático a dichos recursos a la comunidad educativa.  

¿Cómo podemos acercar las bibliotecas a los estudiantes? 

Antes que nada, la Biblioteca Escolar en el Perú debe experimentar  una profunda transformación, en lo conceptual, físico y funcional. Debe actualizar y modernizar sus fondos y adoptar un sistema de libre acceso, para así facilitar y estimular el uso de sus variados recursos. En este sentido, es menester que se erradique de manera definitiva la  “estantería cerrada”, desafortunadamente vigente hoy en  la mayoría de bibliotecas escolares del país, sustituyéndolo por el sistema de  libre acceso para todos los lectores, contando, eso sí, con el estímulo y la adecuada orientación de parte de bibliotecarios y docentes. No hay otra fórmula que permita acercar a los alumnos a las bibliotecas escolares, para familiarizarlos con sus recursos, actividades y servicios, favoreciendo así la lectura y la investigación  en todos los grados y niveles educativos. La biblioteca escolar tradicional, con material obsoleto y limitado acceso, generalmente a cargo de personal sin la adecuada preparación, sólo ha servido para alejar más a los estudiantes de sus salas,  con los nefastos resultados en cuanto a frecuencia y comprensión de lectura se refieren.  

¿Cuál debe ser el papel de los bibliotecarios?  

En primer lugar, es indispensable que la biblioteca escolar se encuentre a cargo de auténticos bibliotecarios escolares; esto es, un docente con formación bibliotecaria, a quien se le puede llamar, Maestro Bibliotecario o Docente Bibliotecario o simplemente Bibliotecario Escolar. Un personal premunido de este perfil profesional será capaz no sólo de seleccionar, adquirir y organizar los materiales más apropiados para el proceso educativo, sino también de poner en marcha un amplio y dinámico programa de actividades y servicios dirigidos  a apoyar el proceso de aprendizaje y fomentar la lectura y la investigación en todos los niveles y modalidades educativas. Un bibliotecario escolar, miembros del equipo docente de la institución educativa, es clave para lograr la modernización de la biblioteca escolar y su transformación en Centro de Recursos para el Aprendizaje. 

 Biblioteca Escolar e Internet   

Como es evidente, la situación de las bibliotecas escolares en el país no es nada auspiciosa. En muchas instituciones educativas, partiendo de una  premisa nada cierta, “con Internet se resuelve  todo”, sólo se ha logrado  empobrecerla y relegarla. No se trata de enfrentarlas, sino, todo lo contrario, de integrarlas, para potenciar las actividades y servicios de la biblioteca escolar, como ocurre en cualquier otro sistema educativo. Esto es,  el proceso de modernización de la Biblioteca Escolar pasa por incorporar a su ámbito las nuevas tecnologías de la información y lo nuevos soportes informativos, con los cuales se amplía y enriquece el proceso de  aprendizaje de los alumnos, se fomenta la lectura y, en general, se contribuye a su formación integral. Esto ocurre, por ejemplo, en los países que ocupan los primeros lugares en las mediciones de comprensión de lectura. En una biblioteca escolar moderna, tanto los materiales impresos y los nuevos  soportes informativos conviven armoniosamente; se complementan y no se repelen. 

En nuestro país, las bibliotecas que vienen actuando así, cuentan con  lectores y con alentadoras perspectivas.  Para demostrar esta afirmación no se necesita ir a Finlandia o a Colombia, sino sólo visitar la moderna biblioteca Regional “Mario Vargas Llosa” de Arequipa que es un ejemplo de biblioteca moderna, donde los materiales impresos y los nuevos soportes mantienen un equilibrio y los lectores son finalmente los que optan por uno u otro medio o, en todo caso, combinan su uso de acuerdo con sus necesidades. Incluso, la propia Biblioteca Municipal de esta Ciudad, en los últimos tiempos, viene experimentando saludables cambios, aunque todavía de manera incipiente. Desde luego, lo ideal sería que ellas coordinasen sus servicios y compartieran recursos, como base de una organización mayor, que sería la Red de Bibliotecas de la Región Arequipa.

 A propósito, el  país entero aguarda experiencias exitosas en materia de educación y cultura, concretamente en proyectos y programas de fomento de la lectura. Actualmente, Arequipa ya está en condiciones de mostrar algunas de sus primeras experiencias, como se ha mencionado; pero hace falta consolidarlas y expandirlas a todo el ámbito regional, sobre todo a las áreas rurales, donde las carencias son mucho más agudas. La Biblioteca, ampliada y modernizada, debe abrirse paso de manera acelerada, ya como instrumento pedagógico de incalculable valor, ya como un mecanismo de inclusión social, facilitando el acceso a la información y el conocimiento a toda la población. 

Para terminar, es oportuno recordar y aquilatar el  mensaje que al respecto nos  dejara el gran historiador y bibliotecario peruano, don Jorge Basadre, hace ya más de medio siglo, pero que hoy adquiere plena vigencia:  “Tarde o temprano – la biblioteca escolar- en la medida de las posibilidades del país, debe penetrar vigorosamente en la escuela, el colegio y el instituto técnico, a desempeñar la altísima función que le corresponde en manos de bibliotecarios profesionales que , a la vez, sean maestros (Materiales para otra morada, p. 113). 

*Es Maestro Bibliotecario y Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, Facultad de Ciencias de la Información. Estuvo en  la Ciudad de Arequipa los días 28 y 30 de junio último, visitando bibliotecas, entre ellas a la Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa.

Nota: Entrevista realizada a César Castro Aliaga, por el profesor Herman Robles en la ciudad de Arequipa. 
Share on Google Plus

About Orlando Bravo Jesús

Blogger y periodista huanuqueño.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios: