¿Un(a) adolescente en casa?


A propósito de mis 15 años de mamá…

Mg. Amarilis Domínguez Palpa


Quinceañera de mamá

Hace días cumplí 15 años de mamá, ¿quién te celebra…? ¿no sé si merezca celebrarlos…?; si lo vemos desde esta óptica las cosas cambian. La maternidad esa hormona de la ternura que surge cuando te embarazas y tienes un hijo de tus entrañas… te transforma y te forma, sin embargo no podemos quedarnos añorando la edad de oro de nuestros hij@s... Tenemos que ser padres y madres predispuestos al cambio, creativos y sensibles considerando el desarrollo humano … hoy todo es diferente… hasta los estilos de celebración de los kinos han cambiado, los adolescentes de ahora son en algunos momentos terribles y otros tiernos, pero son la expresión de la modernidad o el subdesarrollo, de la alienación o la identidad cultural, los ojos de nuestros adolescentes se abren a un mundo cada vez más complejo…hay los adolescentes de la alta alcurnia, los hay de la clase media, los marginados, los olvidados…


Bienvenida adolescencia

Recuerda usted cómo aprendió a ser padre o madre?, cuando tenía un hijo recién nacido en brazos?, la lactancia, levantarse de madrugada, cambiar los pañales, preparar el biberón, los primeros pasos, cuando de pronto surgen las rabietas, las travesuras de la primera infancia… de todas maneras los podía controlar y tomar decisiones… qué nos dice ahora de los bebés, los niños y niñas se han transformado en seres rebeldes, opositores, indecisos, independientes, con su mundo diferente, con cambios físicos y de estado de ánimo, acaso tienen razón?.

Surge un período crítico entre padres e hijos adolescentes, pero más de las veces no sabemos comprender sus dudas, ilusiones, temores, conflictos, sus juicios, su energía, no es que quieran ser así, surgen cambios hormonales cuando el reloj biológico empieza activarse en la pubertad. Ingresan a un período de desarrollo humano muy complejo en la que tienen que definir su identidad de género, ser conscientes de su sexualidad, comprender la realidad y madurar para ser personas adultas quizá mejores que nosotros.

Rebeldía vs Independencia

Lo que más le interesa a los adolescentes es lograr su independencia, y esto genera conflictos con los padres, pues ya no es el niño o la niña que estaba a nuestra disposición, empiezan a pensar de modo abstracto y racional, enjuician la realidad, están formando su propia escala de valores y a construir sus propias opiniones; entonces cómo somos: padres perseguidores, permisivos, protectores, asertivos?. Permitimos que puede tener la razón o nos imponemos en nuestros pensamientos irrebatibles de siempre, conversamos con nuestro hijo o hija?, lo escuchamos?, hablamos con él o ella de sexualidad, del futuro, de sus ilusiones?, apreciamos su música o lo detestamos?, cuestionamos su modo de vestir y actuar?, prohibimos sus amistades, sus intereses y hasta cometemos infidencia en sus comunicaciones?. ¡Quién está equivocado Ud. o su hij@ adolescente?. Recordemos que tenemos la noble misión de ayudarlo a construir su personalidad, a madurar, a tomar sus decisiones, a ser una persona de bien, entonces seamos su amigo y un aliado, no un opositor empedernido que desde la visión de adulto ve las cosas con frialdad y no considera el entusiasmo, la vitalidad, la energía, las ilusiones… que tienen los adolescentes de hoy… considerando que vivimos en una realidad cada vez más compleja, contradictoria, alienada, peligrosa, contaminada…

Consejos saludables para padres de adolescentes

Un texto muy interesante y recomendable es el de Psicología del Adolescente: problemas y soluciones de Ademar Noriega (Lima:2007); que tomamos como referencia para dar algunas recomendaciones:

- Infórmese, lea libros sobre la adolescencia, sexualidad, orientación vocacional, prevención en drogas, autoestima…
- Recuerde cómo vivió Ud. la adolescencia y cómo supero algunas dificultades.
- Prepárese para comprender los cambios de estado de ánimo de sus hij@s y aprenda a expresar sus emociones y afectos.
- Converse siempre con su hij@, empiece desde la niñez y no espere ser su amigo en la adolescencia y responda a sus preguntas no las esquive.
- Promueva momentos de humor y alegría, no todo puede ser color gris.
- Póngase en el lugar de su hij@, logre buena empatía, ayúdelo a entender sus cambios como parte de su desarrollo normal.
- Guíelo, no le objete en sus decisiones de elección de ropa, cambio de look, puede ceder en cuestiones de cosas inofensivas y temporales; guárdese las objeciones para temas como drogas, alcohol, pandillaje y otros.
- No baje las expectativas, plantee propuestas realistas y negocie la toma de decisiones con ell@s.
- Identifique señales de alarma como pérdida excesiva de peso, problemas de sueño, cambio de amigos, bajo rendimiento académico, hablar de temas como suicidio, fugas de casa, consumo de drogas y problemas con la ley y las normas sociales.
- Mantenga una comunicación permanente con ellos, no baje la guardia, ell@s necesitan mucho afecto y atención, tenga en cuenta que están aprendiendo a ser adultos y a asumir nuevos roles.
- Respete la intimidad y sus cosas personales.
- Supervise y oriente lo que ve en TV, sus lecturas, el Internet y sus contactos telefónicos.
- Establezca en consenso las normas apropiadas en cuanto a salidas, tareas, higiene personal, horarios, etc.
- Considerar a sus amigos como aliados estratégicos.
- Háblele del futuro, de la vida, del trabajo, de la familia… trate con él o ella como un filósofo, un psicólogo, un místico, un adivino, un maestro… un amigo.

Regale algunas lecturas valiosas a su hij@, una ¨Sopa de pollo para el alma de los adolescentes¨ de Jack Canfield, ¨Free Sex?: inteligencia sexual en el siglo XXI¨ de Carlos Cuauhtémoc, todos los libros de OSHO como: El libro naranja, el libro de la mujer, del hombre, libertad… pueden ser lecturas de romance, fantasía, terror o suspenso, de proyectos de vida, sexualidad y tantos temas…sin olvidar ¨7 hábitos de los adolescentes altamente efectivos¨ de Sean Covey, y el último libro de Walter Riso: ¨Manual para no morir de amor¨.

Que suerte tener una adolescente en casa, alguien que te haga reflexionar en tu rol de padre o madre, que te plantee desafíos y retos, es dialéctico y es parte del desarrollo humano que lo debemos asumir, comprender y ayudar a alcanzar tal realización, porque ellos serán los encargados después de nosotros de continuar la tarea de transmitir la cultura y la sabiduría humana a las generaciones siguientes… como decía Kahlil Gibrán en su libro El Profeta: Tus hijos no son tus hijos, son hijos e hijas de la vida deseosa de si misma…!

amarilisdominguez@hotmail.com
Share on Google Plus

About Orlando Bravo Jesús

Blogger y periodista huanuqueño.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios: