Bullying o Violencia Escolar


¿Qué hacer en la escuela, familia y comunidad?
Por: Mg. Amarilis Domínguez Palpa

REALIDAD EDUCATIVA

Considerando la realidad educativa, uno de los problemas que principalmente nos preocupa actualmente es el bullying. Según referencias de Wikipedia: ¨… el acoso escolar (también conocido como hostigamiento escolar, matonaje escolar o por su término inglés bullying) es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado. Estadísticamente, el tipo de violencia dominante es el emocional y se da mayoritariamente en el aula y patio de los centros escolares. Los protagonistas de los casos de acoso escolar suelen ser niños y niñas en proceso de entrada en la adolescencia (12-13 años), siendo ligeramente mayor el porcentaje de niñas en el perfil de víctimas. El acoso escolar es una especie de tortura, metódica y sistemática, en la que el agresor sume a la víctima, a menudo con el silencio, la indiferencia o la complicidad de otros compañeros. []Este tipo de violencia escolar se caracteriza, por tanto, por una reiteración encaminada a conseguir la intimidación de la víctima, implicando un abuso de poder en tanto que es ejercida por un agresor más fuerte (ya sea esta fortaleza real o percibida subjetivamente) que aquella. El sujeto maltratado queda, así, expuesto física y emocionalmente ante el sujeto maltratador, generándose como consecuencia una serie de secuelas psicológicas (aunque estas no formen parte del diagnóstico); es común que el acosado viva aterrorizado con la idea de asistir a la escuela y que se muestre muy nervioso, triste y solitario en su vida cotidiana. En algunos casos, la dureza de la situación puede acarrear pensamientos sobre el suicidio e incluso su materialización, consecuencias propias del hostigamiento hacia las personas sin limitación de edad¨.

Actualmente en muchas instituciones educativas se ha elevado el número de casos de violencia escolar o llamado ¨bullying¨, que es un fenómeno que expresa las relaciones de poder, exclusión social, opresión y autoritarismo a nivel de las relaciones entre niños, adolescentes y adultos. Existen causas preocupantes como la carga emocional de niños y jóvenes, consumidores de programas televisivos y juegos electrónicos violentos, de familias violentas o en situación de abandono, con carencias afectivas y de una sociedad que expresa la lucha de poderes, del más fuerte y del más hábil, aunque no del más preparado y honesto. La deshumanización de la sociedad y del valor de la condición humana se evidencia en un abuso del poder y que desencadena un profundo sufrimiento para la víctima.

Podemos observar en las escuelas: envidia por el que tiene talentos, mejores oportunidades económicas y de ascenso social, de empatía con el grupo, celos por la competencia y desarrollo integral, bajos logros académicos, docentes autoritarios, alumnos que amenazan a otros chantajeándoles sus propinas o pertenencias, discriminaciones por su idioma, cultura y procedencia, rivalidades entre grupos, competencia en elección de parejas en casos de adolescentes, atributos personales que destacan como simpatía, belleza exterior e interior, aceptación social... genera envidia, celos, competencia desleal entre escolares, grupos competitivos a nivel deportivo, artístico, académico y otros. Los que se enfrentan con valentía y salen airosos de esta competencia son los casos de resilientes pero los que por su personalidad, temperamento y carácter, e incluso nivel de autoestima no pueden sobreponerse ante este abuso sea físico, moral o psicológico son las víctimas del bullying o acoso escolar. Muchos niños a espaldas de docentes y auxiliares son maltratados por otros como el ¨hazmereir¨ o el burlado, al que todos le pegan, le pasan la mano, le quitan sus cosas, hasta lo agreden sexualmente; y muchos de ellos no cuentan sus problemas al docente ni a la familia, y viven una situación interna de desconsuelo, depresión, tristeza camino al suicidio.

¿QUÉ HACER EN LA ESCUELA Y LA FAMILIA?

Es el contexto social y escolar en este caso, que con o sin participación de docentes y padres de familia; puede salvar o postergar para siempre el desarrollo de estos niños y jóvenes acosados en la escuela, frustrar para siempre el desarrollo de sus talentos y perfilarse como un niño o joven tímido, inseguro, poco sociable, retraído, poco comunicativo y con baja autoestima. El grupo le agrede, lo desanima, se burla, le pone apodos, lo persigue, atenta su salud física y mental, abusa hasta sexualmente, muchos casos de violaciones se dan entre compañeros y eso son casos que casi no se saben porque la víctima sufre amenazas. Los profesores Iñaki Piñuel y Zabala y Araceli Oñate han descrito hasta 8 modalidades de acoso escolar, con la siguiente incidencia entre las víctimas: []Bloqueo social (29,3%), Hostigamiento (20,9%), Manipulación (19,9%), Coacciones (17,4%), Exclusión social (16,0%), Intimidación (14,2%), Agresiones (13,0%) y Amenazas (9,1%).
Las consecuencias en esos niños pese a tener talentos no los desarrollan, presentan ansiedad, fobia escolar, personalidad insegura, autoconcepto negativo, baja autoestima y deserción escolar.
Ante el cual es necesario que la institución educativa a nivel de su Comité de Tutoría y si cuenta con el apoyo de psicólogos puedan trabajar estrategias de prevención para prevenir el conflicto: impulsando en la comunidad educativa prácticas de solidaridad y trabajo en equipo, identificando y denunciando casos en alianza con la policía escolar o municipio escolar, educar a los alumnos a cuidar y a estimar a los demás niños de su edad desarrollando talleres de autoestima y asertividad, estableciendo normas de convivencia y reforzando conductas adecuadas de convivencia que promuevan el sentido de comunidad y reciprocidad (paseos, fogatas, festival de talentos, talleres vivenciales). Promover el desarrollo de la inteligencia emocional y de las habilidades sociales en las escuelas. Educar con el ejemplo, docentes modelos con autoridad moral, empatía, afecto y estabilidad emocional. Educar en y para la diversidad utilizando dilemas morales, historias, anécdotas, taller de defensa personal, del perdón, de los abrazos, de la risa y de la creatividad.

Evitar el endiosamiento de unos cuantos, destacar las fortalezas en el 100% de los alumnos, evitar el popularismo de unos cuantos, favorecer la participación y competencia leal a nivel de equipos, desarrollar la capacidad de empatía, adaptarse a los cambios, trabajar con los niños víctimas en autoconcepto y autoestima, crear un sistema de denuncia sobre estos casos y establecer en el reglamento interno normas de disciplina que eviten casos extremos como éstos.
En la familia es necesario establecer espacios de comunicación y diálogo con los hijos a fin de evitar tener un hijo o hija agresor o víctima, investigar su círculo de amigos, los problemas que tiene, observar el estado de ánimo, sus logros y dificultades académicas; y estar en comunicación con la escuela y los tutores.

LANZAR CAMPAÑAS COMUNITARIAS CONTRA EL BULLYING

Exige la participación y convocatoria a toda la comunidad educativa: directivos, docentes y padres de familia. Convocar a los gobiernos regionales y municipales para que contribuyan por la seguridad ciudadana no sólo castigando a victimarios sino previniendo estos casos que la sociedad no puede ignorar, financiando y promoviendo campañas de sensibilización a través de los medios de comunicación, educación a la población y grupos vulnerables.

Un modo de prevenir es informar o denunciar casos: El teléfono gratuito y confidencial de la Fundación Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo (ANAR) con dos líneas de orientación: para niños (900 20 20 10) y para adultos adultos (600 50 51 52).

Esperamos que toda la comunidad asuma este grave problema que ya avanza a mayor escala y no nos podemos quedar de brazos cruzados.

Publicado en : Diario Hoy Regional (16-09-11)

Share on Google Plus

About Orlando Bravo Jesús

Blogger y periodista huanuqueño.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios: