Estudios científicos del amor romántico


DE-MENTE NOBEL
Por: Amarilis Domínguez Palpa

EL CEREBRO, EL MAPA DEL AMOR Y EL TRIÁNGULO DEL AMOR


¨Y no seas cínico en el amor, pues en medio de todas las arideces y desengaños, es perenne como la hierba¨ , este verso del poema Desiderata sobre la búsqueda de la felicidad en la vida, que pertenece a Max Ehrmann; nos compromete a pensar, sentir y actuar de manera positiva. ¿Cuántos amores habrán transitado en nuestras vidas?, ¿cuál de ellos se quedo para no irse?, ¿cuál se ausentó definitivamente?, ¿quién estará por venir?, … bueno la vida es así llena de sorpresas, encantos y desencantos. Felizmente ya pasó San Valentín, y preguntemos ¿qué sigue después?, la discusión controversial de si ¿el amor es eterno? o si ¿vivimos para amar o amamos para vivir?.

Actualmente existen muchas investigaciones que han aportado al tema del amor romántico, ¿se podrá estar enamorado sin ser romántico?, o ¿ser romántico sin estar enamorado?; preguntemos a nuestro corazón y a nuestro cerebro.

¨Los científicos descubrieron que cuando nos enamoramos nuestro cerebro produce una sustancia que se llama Feniletilamina (PEA). Las investigaciones llevadas a cabo en el Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York (Estados Unidos) han probado que esta sustancia que se produce en el cerebro se asocia con el sentimiento del amor. Y puede desencadenarse por eventos tan simples como un intercambio de miradas, un roce o un apretón de manos. El cerebro de una persona enamorada contiene grandes cantidades de feniletilamina y esta sustancia genera, en gran medida, las sensaciones y modificaciones fisiológicas que experimentamos cuando ocurre el enamoramiento como vigilia, excitación, taquicardia, enrojecimiento, e insomnio¨.
El amor como sentimiento tiene su base fisiológica, lo que aún no está descubierto es el tiempo de vigencia que tendrá, si podría en algún momento ¨recalentarse¨ si se enfrió pero por medio de mecanismos farmacológicos, o activarse a fin de que se produzca en relaciones donde ¨no nace el gusanito¨. ¿Qué les parece, alguna vez pensamos en esos desafíos de la ciencia?, no estamos hablando del fenómeno viagra que es otro tema.

¨El amor romántico produce en los humanos el disparo de otras sustancias químicas como la dopamina y derivados de las anfetaminas que nos mantienen muy atentos frente a ese “otro significativo” que se cruza en nuestro camino.

La feniletilamina parece ser un precursor de la dopamina que es la sustancia responsable de las sensaciones del amor romántico según la teoría de la Dra Helen Fisher¨.

Y después qué cuestionaríamos de avanzar la ciencia a ese nivel, de la falta de sinceridad de un amor espontáneo que nace voluntariamente o de un sentimiento provocado artificialmente a fin de consolidar una relación que en otros términos es excelente pero requiere ese toque de amor. Todo es posible con el avance de la ciencia y tecnología; hasta enamorarse de un ser virtual.

En este asunto también se habla de que cada quien construye su ¨mapa del amor¨, que tiene su base en aspectos psicológicos y emocionales grabados en nuestra mente, en el subconsciente a lo largo de nuestras vidas producto de experiencias de emociones, afectos y sentimientos de los llamados procesos afectivos que se desarrollan desde el vientre materno.

¨El sexólogo John Money considera que el mapa del amor existe primero en la mente, en los sueños y fantasías, y luego esas imágenes pueden ser traducidas a la acción con un compañero/a. Los niños desarrollan esos mapas entre los 5 y 8 años de edad a partir del conjunto entre lo heredado biológicamente y lo adquirido a través de las distintas interacciones compartidas con miembros de la familia, amigos, con experiencias y hechos fortuitos a lo largo de la vida, pero sólo se manifiesta en su plenitud después de la pubertad. Así pues antes de que el verdadero amor llame a nuestra puerta el sujeto ya ha elaborado los rasgos esenciales de la persona ideal a quien amar. Una vez que alguien activa o dispara alguna de esas “huellas” sentimos emociones especiales. Y en un segundo momento, pasado el shock químico de la primera impresión, nuestros cerebros comienzan a explorar nuestras similitudes y diferencias con respecto a la persona con la que nos enganchamos¨.


Es importante estar atentos al comportamiento de los primeros encuentros, darnos cuenta de la sinceridad de los sentimientos y pensamientos de la otra persona. Tener esa capacidad de escanear al otro en una sola mirada, el ojo clínico, el sentido común, la percepción y receptividad. Cuando menos nos dejamos llevar por las palabras, las promesas, los halagos y por ello después decimos dónde estarán el hombre o la mujer que valen la pena amarlos?.

En una ocasión que estuvimos en México, en diálogos directos con el psicólogo estadounidense Robert Sternberg nos comentaba de su teoría triangular del amor basada en la intimidad, pasión y compromiso; confirmada como producto de su propia experiencia; el cual nos convenció dentro de los convencionalismos del amor, por supuesto que existen diferencias en expresiones en cada cultura y época de la humanidad.

1. La intimidad, entendida como aquellos sentimientos dentro de una relación que promueven el acercamiento, el vínculo y la conexión.

2. La pasión, como estado de intenso deseo de unión con el otro, como expresión de deseos y necesidades.

3. La decisión o compromiso, la decisión de amar a otra persona y el compromiso por mantener ese amor.

Las diferentes etapas o tipos de amor pueden ser explicados con diferentes combinaciones de estos elementos. De acuerdo al autor, una relación basada en un solo elemento es menos probable que se mantenga que una basada en dos o en los tres.

Las siete formas del amor

1. Cariño: En este caso, no debe tomarse en un sentido trivial. Este es el cariño íntimo que caracteriza las verdaderas amistades, en donde se siente un vínculo y una cercanía con la otra persona, pero no pasión física ni compromiso a largo plazo.

2. Encaprichamiento: Es lo que comúnmente se siente como «amor a primera vista». Sin intimidad ni compromiso, este amor puede desaparecer en cualquier momento.

3. Amor vacío: Existe una unión por compromiso, pero la pasión y la intimidad han muerto. No sienten nada uno por el otro, pero hay una sensación de respeto y reciprocidad. En los matrimonios arreglados, las relaciones suelen comenzar con un amor vacío.

4. Amor romántico: Las parejas románticas están unidas emocionalmente (como en el caso del cariño) y físicamente, mediante la pasión.

5. Amor sociable o de compañía: Se encuentra frecuentemente en matrimonios en los que la pasión se ha ido, pero hay un gran cariño y compromiso con el otro. Suele suceder con las personas con las que se comparte la vida, aunque no existe deseo sexual ni físico. Es más fuerte que el cariño, debido al elemento extra que es el compromiso. Se encuentra en la familia y en los amigos profundos, que pasan mucho tiempo juntos en una relación sin deseo sexual.



6. Amor fatuo o loco: Se da en relaciones en las que el compromiso es motivado en su mayor parte por la pasión, sin la estabilizante influencia de la intimidad.

7. Amor consumado: Es la forma completa del amor. Representa la relación ideal hacia la que todos quieren ir pero que aparentemente pocos alcanzan. Sin embargo, Sternberg señala que mantener un amor consumado puede ser aun más difícil que llegar a él. Enfatiza la importancia de traducir los componentes del amor en acciones. «Sin expresión —advierte—, hasta el amor más grande puede morir». El amor consumado puede no ser permanente. Por ejemplo, si la pasión se pierde con el tiempo, puede convertirse en un amor sociable.

Falta de amor: No existe pasión ni intimidad ni compromiso. No es una forma de amor, puesto que no existe amor en ninguna de sus manifestaciones.

Por lo que se hace necesario educar y re-educar en temas de amor, alfabetización emocional, antes que priorizar sólo temas de sexualidad, crear las escuelas de parejas, antes que de padres y las escuelas de familias.

Y para finalizar reflexionemos con la frase de un clásico de la ideología alemana:
"Si amas sin despertar amor, esto es, si tu amor, en cuanto amor, no produce amor recíproco, si mediante una exteriorización vital como hombre amante no te conviertes en hombre amado, tu amor es impotente, una desgracia."

amarilisdominguez@hotmail.com
Share on Google Plus

About Orlando Bravo Jesús

Blogger y periodista huanuqueño.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios: