Nuestros primeros pasos con Islas de Paz

Los campesinos de los caseríos de Jillaulla y Picaflor Hierbabuena ahora tienen esperanzas. Desde hace cinco meses ingenieros de la Fundación Islas de Paz los ayudan en el cultivo de granadilla y en la mejora de sus ovinos para sacarlos de la pobreza extrema en la que viven.

Epifanio Aliaga Orbeso es un agricultor del caserío de Jillaulla en el distrito de Molinos, ubicado sobre los 2.500 m.s.n.m. en la provincia de Pachitea, departamento de Huánuco.

Hace varios meses se enteró que la Fundación Islas de Paz quería realizar proyectos productivos con la población de la zona. Cuando los capacitadores llegaron para plantear sus propuestas, Epifanio les explicó que ellos estaban interesados en la producción de granadilla y en la crianza de ovinos y vacunos.

En el distrito de Los Molinos, la población se dedica a la siembra de papas, calabazas y a la crianza de ganado en pequeña escala. Sin embargo, su interés era mejorar sus ovinos e incursionar en el cultivo de la granadilla para poder comercializarla en otras zonas.

“Algunos agricultores decidieron trabajar con ovinos y otros con el cultivo de granadilla como yo”, cuenta Epifanio.

En su chacras

Los campesinos han participado en varias capacitaciones prácticas con los instructores de Islas de Paz. Con ellos han aprendido en sus propias chacras el manejo del cultivo de la granadilla, cómo combatir las plagas y cómo obtener mayor productividad por hectáreas de cultivo.

“Yo creo que las capacitaciones de Islas de Paz son mejores porque nos enseñan en nuestras propias chacra. Muchas veces hemos participado en capacitaciones en la ciudad y aunque nos explicaban varias veces, siempre nos quedaban dudas. Para nosotros es mejor aprender en nuestra chacra y en nuestra comunidad”, dice Epifanio.

Cuenta, además, que está contento de haber iniciado este trabajo con Islas de Paz, no solo porque va a mejorar su producción, sino porque también todos los campesinos que viven allí conseguirán avances en cuanto a producción y a su economía.

Mejorar la educación

Epifanio dice que muchas veces los hijos de los campesinos de la zona no estudian por falta de dinero. Se quedan sin terminar la primaria o la secundaria, por eso está seguro que si mejora la producción en la zona, sus hijos terminarían de estudiar y de esa forma saldrían del atraso.

“Los amigos de Islas de Paz nos dicen que nosotros también debemos poner de nuestra parte para salir de la extrema pobreza y eso me parece correcto”, refiere el campesino.

Epifanio Aliaga no sabe leer ni escribir, pero maneja bien el dinero, sin embargo, sabe que el este no es lo más importante, sino también el conocimiento del ser humano. Es por eso que se siente muy contento de trabajar con Islas de Paz, porque espera que en el futuro la economía de su familia mejore para brindarles a sus hijos la educación que él no tuvo.

Hoy uno de sus mayores sueños es lograr el mayor volumen de producción de granadilla. Él se siente muy motivado porque tras participar en una capacitación en Oxapampa supo que en una hectárea de este cultivo se puede cosechar mas de mil cajones.

En Picaflor Hierbabuena

El caserío de Picaflor Hierbabuena, en el distrito de Molinos, es otra zona donde Islas de Paz está trabajando programas de productividad con la población. Allí conversamos con Antero Salazar Carhuamaca, un campesino entusiasmado con el nuevo proyecto de crianza de ovinos.

“Un día nos visitaron los ingenieros de Islas de Paz y nos dijeron que querían trabajar con el pueblo, nos preguntaron por las potencialidades de la zona, nosotros les dijimos que era la crianza de ovino y así empezamos”, cuenta Antero.


En Picaflor, los campesinos también fueron capacitados en sus parcelas donde aprendieron sobre la siembra de pastos y cómo construir cabañas para guardar los ganados, pues cuando la temperatura baja demasiado estos mueren, especialmente las crías.

Dice que apenas termine la temporada de lluvias iniciarán la construcción de las cabañas. Además, esperan que Islas de Paz cumpla con su promesa de apoyarlos con carneros de raza con lo que esperan mejorar su producción ovina.

Islas de Paz es un organismo internacional fundado en Bélgica por el sacerdote Dominique Pire, Premio Nobel de la Paz. En el distrito de Molino (Pachitea) la fundación trabaja desde 2008, siendo su sede central la ciudad de Huanuco.
Informes:
Av. Alfonso Ugarte Nº 775 - Huánuco Perú
Teléfono
062-511914
E-mail: mailto:informaciones@pe.islasdepaz.org

Share on Google Plus

About Orlando Bravo Jesús

Blogger y periodista huanuqueño.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios:

yoel ventura rivera dijo...

asu si que mi gente esta progresando... leer este tipo de noticias me alegra el alma.
ver que mi provincia esta entrando a las puertas del desarrollo, gracias a "islas de paz" por hacer que mi tierra querida vuelva a sonreir...
yo estoy dandole duro al estudio..´para algun dia volver...
y ayudar con lo poco que aprendi...
saludos para mi tierra que es tierra de javier pulgar vidal...
fuerza pachitea...