Hacienda Hotel Santa Cruz de Churubamba


Habitaciones para 50 turistas. Casonas solariegas Huanuqueñas. Paredes de tapia. Tejados andinos. Piscina moderna de agua cristalina. Sauna. Cancha de tenis. Caballos de paseo. Jardines con pashpa. Una hermosa vista desde el fondo del valle. Las cumbres se tornan acogedoras. Los campos agrícolas, que se ven desde sus veredas, emergen como jardines alrededor de una casa, que armoniza con el ondular de las ramas de eucaliptos. Las faldas de sus cerros están cubiertas de campos de labranza. Árboles de Pacae, Sauses, Tara, Lucmas, Molles, Eucaliptos y Pencas, delinean linderos queridos y respetados por todos.

Allí, a 20 minutos de Huánuco, cruzando el Río Huallaga, pasando hermosas chacritas, algunos ragás, curvas y un camino con cascajos, sorprende una nueva tapia con un inmenso portón, Al fondo destaca de otras dos, la casona principal y un tanto adelantado resalta una capilla, en la que ya está esperando a sus huéspedes una hermosa Cruz Antigua, que ya estuvo en otra capilla en Churubamba y ha sido cedido al Hotel por el Párroco.

Sí, es la hermosa Casa Hacienda Santa Cruz de Churubamba.
Cuando en 1995, Lucho Dyer compró el Hotel de Turistas de la plaza de Armas de Huanuco, se escucharon algunas voces que dudaron de la eficacia de la inversión. Ya algunos años antes, Luzmila Templo había invertido también en Huanuco, al construir un gran Hotel, en el lugar donde fuera el Restaurante La Primavera, de Don Baltazar Rato. El tiempo confirmó la aguda puntería para los negocios de Lucho Dyer. El vetusto y descuidado Hotel de Turistas de Huanuco, se convirtió en el próspero Grand Hotel Huanuco. Renovó sus habitaciones, modernizó, las instalaciones, y una esmerada administración de Roger Quispe, han evolucionado en una importante oferta de servicios de calidad para los turistas en Huanuco.

Esta ves Lucho Dyer, sorprende a los Huanuqueños con otro gran Hotel. Quizás sea la más grande inversión privada, en servicios turísticos en el Perú Oriental.

La Fé de Lucho, por el Turismo en Huanuco es encomiable. Y tendrá que ser contagioso, pues ya vienen los colectivos, los taxis, los mixtos, los pobladores de Churubanba, que pasarán por la puerta del hotel y acogerán a los Turistas con esa calidez que los Huanuqueños sabemos brindar a nuestros visitantes.

Un amplio salón, donde sobresalen candelabros y muebles de buen gusto. Una profunda sensación de lo rústico y lo fino trasciende desde las revocadas paredes. El yeso retujado reluce con blancura y lo andino se siente en el aroma de las sombras y de las plantas que adornan sus jardines.

Una moderna cocina anuncia los tradicionales platos. La gastronomía del Pillco Moso, encuentra un hito desde donde anunciarse al mundo. Los turistas serán atendidos en bufets de delicias y en estéticos ambientes de comedores.

Las ventanas, las puertas, el cielo raso, los pisos, ya preparan al turista, para contemplar el barroco andino de nuestras pequeñas iglesias coloniales de muchos de nuestros pueblos.

El Ángel de Pumacucho, su historia, será conocido en el mundo por las narraciones de los mismos pumacuchinos que lo vivieron.

En el fondo, el turista sentirá que éste hotel, esta justo en el centro geográfio de sus expectativas. Desde aquí podrá partir a visitar Tomaiquichua, Ambo, Huacar, San Rafael, Chacos y las minas de Chicrin y Huariaca. Por otra ruta de las zonas andinas podrá visitar también Kotosh, La Corona del Inca, el Gran Templo de las pampas de Huanuco el Viejo, y allí no mas las ruinas de Piruro, en Tantamayo Podrá también contemplar en la unión del Rió Nupe y del río Lauricocha, el nacimiento de la Serpiente de Oro, que es como llamó Siro Alegría a nuestro Río Marañón.

Con otra ruta podrá llegar hasta la cordillera Waiwash y visitar la laguna de Lauricocha, y visitar también el Río Nupe que tiene truchas para pesca. Las truchas fueron sembradas por los alcaldes de su zona.

Desde el Hotel podrá partir también a visitar al primer productor de papas del Perú: Panao y Chaglla, y visitar Molinos con su pequeña pero eficiente pisigranja que ha poblado de truchas todos los ríos de la región.
Podrá también subir a Pillao y visitar ese hermoso valle escondido pasando Tranca.


Pero hacia el oeste hay más aún. A dos horas, en un clima absolutamente tropical amazónico, estará contemplando la Bella Durmiente desde la plaza de armas de Tingo María, podrá visitar el nacimiento del gran valle agrícola del Huallaga en la union de los Rios Tulumayo, Huallaga y Monzón. La palabra Tingo viene del quechua Tinkuy, que significa encuentro. Pues tingo María es el encuentro de esos tres grandes ríos.
Visitará la Cueva de las Lechuzas. Podrá en el distrito de Bella, contemplar algunos árboles de Quina. El Perú, es el único país en el mundo, que tiene una planta medicinal en su Escudo Nacional: El arbol de la Quina, la cinchona o cascarilla.

Podrá ver también las plantaciones de coca legal y los jardines de Té, Las Plantaciones de Cacao, de Papaya, de Plátano de Palmito y de Piña.

Y podrá retornar al Hotel Hacienda Santa Cruz, a reposar disfrutando del Mejor Clima del Mundo

Huanuco se siente reconfortado, por que uno de sus hijos viene a invertir confiando en su futuro. Todos estamos complacidos y disfrutamos de este gran paso, que ya no es de una persona, sino de toda la sociedad.

Tendremos que desarrollar nuestros servicios turísticos. Hacer que nuestras hermosas fiestas, navidad con sus Negritos, carnavales con sus árboles y 15 de agosto, se conviertan en eventos admirables que atraigan a los turistas. Todos, desde la escuelita más pequeña, hasta la institución más grande se verán beneficiados por la visita de los turistas.

Urgente: El Gobierno Regional y La municipalidad de Huanuco deberán descontaminar el Río Huallaga. Fíjense, antes de Huánuco hay poblaciones como Ambo, Ayancocha Tomayquichua, Pampas Yanas y Cayhuayna, junto al Río. Después de Huánuco, no hay nada. Todos sus habitantes murieron. No hay ni siquiera una casa que disfrute del torrente del Huallaga. El Agua está contaminada. La planta de tratamiento de aguas servidas de Huánuco es absolutamente urgente. El gran contaminador es La Municipalidad de Huánuco, que es el responsable de SEDA-Huánuco. No son solamente las mineras.

Era necesario inversiones en turismo en ésta parte del Perú, Lucho Dyer dio ese esperado gran primer paso. Ahora nos toca el resto de los Huanuqueños.
Al futuro no se le espera al futuro se le construye.
Por: Ing. Santos Jaimes Serkovic
Share on Google Plus

About Orlando Bravo Jesús

Blogger y periodista huanuqueño.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Bravo, Orlando!
Tus notas sobre Huánuco y su zona de influencia son cada vez más interesantes.
¡ Si dan ganas de tomar un bus, viajar tres días e ir a visitar esa tierra maravillosa, con tanta historia y tan atractivo presente!
Tus opiniones tienen la audacia y la sinceridad de un verdadero comunicador cristiano.
Adelante, y gracias por permitirnos el deleite de estas páginas virtuales.
Celamita de Argentina

Armando dijo...

Este fin de semana dejé el caos de Lima que se alistaba para recibir a más de 50 jefes de estado y funcionarios de la cumbre ALCUE. Entre otras cosas, también dejé el esclavizante celular que parece una extensión de nuestros cuerpos, los problemas que nos absorben y la cotidianeidad de "Lima la Gris", para visitar Churubamba, específicamente me refiero a la "Hacienda Hotel Santa Cruz" y realmente descubrí lo hermoso del paisaje Huanuqueño con sus días soleados y las noches más estrelladas que jamás vi, la hospitalidad inagotable de las personas que ahí trabajan, su buenísima comida (como la deliciosa Pachamanca) y las anécdotas e historias que vivimos en esos 4 días en donde nos pareció que se detuvo el reloj y el tiempo era aprovechado al máximo. Fueron días inolvidables que pasamos mis amigos y yo, en los que reflexionamos y cargamos energías de la naturaleza para seguir caminando sobre el cemento frío de los grises días limeños.
Realmente muy recomendable.

Jose Cronopio dijo...

Estuve en este hotel en diciembre de 2010 y fue la peor experiencia que tuve en mi vida en un hotel. Tuve que ir a Huánuco 3 días por trabajo, y decidí pasar un día y una noche en este hotel. Cuando llegué, me di con la mala noticia de que había una fiesta en la hacienda (de la que no fui informado cuando hice y pagué mi reserva). La fiesta implicaba música a todo volumen, no poder usar ninguna de las instalaciones del hotel, y no poder comer hasta las 11 de la noche. Pensé que al día siguiente la cosa sería distinta, pero me di con la mala sorpresa de que la piscina estaba sin agua, todo estaba sucio y aún no había comida. En serio, NO VAYAN A ESTE LUGAR. Es muy malo.