El Perú en la Enciclopedia mundial de Robert Wedgeworth



El nuevo local de la Biblioteca Nacional del Perú en Lima, inaugurado en 2006.

Cronicas de un ciudadano (LXXV)
Por Alfredo A. Gonzales*

e-mail: cronicassigloxxi@hotmail.com


El nombre original de la enciclopedia a la que me refiero es “World Encyclopedia of Library and Information Services”; es un compendio de unas 800 páginas que contiene valiosas definiciones, reseña de personajes y la situación comentada de cada país. Que se sepa, no ha sido traducido al español pero quienes pueden la consultan en Inglés, el idioma en el que ha sido concebida e impresa.

La edición de la cual se ha tomado la mayor parte del capítulo correspondiente al Perú es del año 1993. En terminos generales puede considerarse parcialmente obsoleta, pero tratándose de un libro de referencia, no lo es hasta que aparezca una nueva edición. Robert Wedgeworth es el editor de este notable trabajo; hay que decir que no es el único pues otra importante publicación del género es “Encyclopedia of Library and Information Science” de Kent, Lancour, Daily y Decker.

Perú
“Perú, una república situada al occidente de América del sur, tiene límites con Ecuador y Colombia por el norte, con Brasil y Bolivia por el este, Chile por el sur, y el océano Pacífico por el oeste. Población: (estimada en 1990) 22’232,000. Superficie: 1’285,216 Km2. Las lenguas oficiales son español y quechua.

Historia.- La Biblioteca Nacional del Perú fue fundada en 1821 por José de San Martín. Parcialmente destruída por un incendio en 1943, fue reabierta en 1947; copias de las primeras publicaciones efectuadas en el Perú y las Américas se encuentran aún entre sus mas preciadas posesiones. Las bibliotecas públicas en el Perú no fueron desarrolladas en general como bibliotecas de préstamo, tal cual sucede en la mayoría de países de América Latina. En muchos casos, los servicios de biblioteca pública se han fusionado con las funciones de Biblioteca Nacional, y solo en fecha comparativamente reciente, estas dos clases de servicio, han empezado a separarse en la práctica. Algunas colecciones significativas de manuscritos y de valioso material historico se encuentra en conventos y monasterios.

La Biblioteca Nacional.- La Biblioteca Nacional contiene 706,000 volúmenes, 263,600 manuscritos, 11,800 mapas, y casi dos millones de items de publicaciones periódicas y diarios. Sus puntos fuertes son historia peruana, literatura y leyes.

La Biblioteca nacional se llamó alguna vez Biblioteca Pública. Sin embargo, aunque abierta al público en general, no es permitido por ley otorgar privilegios de préstamo. Publica el “Anuario bibliográfico peruano”, así como el “Boletín de la Biblioteca Nacional”, la “Gaceta bibliotecaria del Perú” y otras publicaciones.

El Archivo General de la Nación, fundado en 1861, y la Biblioteca del Instituto Nacional complementan las actividades de la Biblioteca Nacional, habiendo participado el segundo muy de cerca en la identificación y clasificación de publicaciones peruanas.

Tabla - Bibliotecas en el Perú (1987)

Fuente: World Encyclopedia of Lybrary and Information Services, by Robert Wedgeworth, 3rd Edition


Bibliotecas Académicas.- Las bibliotecas académicas en el Perú existen en casi cada institución de alta enseñanza, que son por lo menos 200 (NR: hacia 1990). Generalmente son colecciones cerradas que sólo ofrecen acceso mediante catálogos de ficheros (o tarjetas) y limitan los privilegios de préstamo a los estudiantes registrados. Materiales de texto requeridos son habitualmente encontrados en múltiples copias, y constituyen la parte más intensamente empleada de estas colecciones.

La biblioteca central de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos fue fundada en Lima durante el siglo XVI y posee más de 450,000 volúmenes. Originalmente poseía una gran parte de la colección colonial actualmente alojada en la Biblioteca Nacional.

La biblioteca central de la Pontificia Universidad Católica del Perú, aunque de fundación tan reciente como 1917, posee una amplia colección de 250,000 volúmenes, muchos de ellos de reciente naturaleza técnica.

La biblioteca de la Universidad Nacional de San Agustín en Arequipa es un ejemplo de tendencias de descentralización que toman lugar en muchas bibliotecas académicas de América Latina. La biblioteca central coordina 12 bibliotecas especializadas que poseen unos 100,000 volúmenes por encima y más allá de la colección básica de monografías, panfletos y publicaciones periódicas.

En muchos casos las bibliotecas académicas funcionan más como salas de estudio que como centros de información. Lentamente, estas bibliotecas vienen siendo equipadas para manejar nuevas demandas de investigación bibliotecaria moderna sobre sus colecciones, servicios y personal.

Bibliotecas Públicas.- Las bibliotecas públicas en el Perú son referidas en general como “bibliotecas públicas municipales”. Había 445 de tales bibliotecas en 1982, con un total de unos 4’100,000 volúmenes. La mayoría poseen pequeñas colecciones de material donado y son dirigidas por personal estable con escaso o nulo entrenamiento formal en métodos bibliotecarios modernos.

Algunas excepciones a esta amplia generalización existen, principalmente en los mayores centros urbanos. La biblioteca municipal de Lima, fundada en 1935, tiene una colección de 16,000 volúmenes, relativamente pequeña debido al papel que juega la Biblioteca Nacional en esa ciudad.


La biblioteca municipal de Barranco, inaugurada en 1922, tiene sólo 3000 títulos.

La biblioteca municipal de Arequipa fue, de otra parte, fundada antes que la de Lima y contiene mas de 28,000 volúmenes. La Casa de la Cultura (una institución cultural) del Perú, está alojada en esa biblioteca, dando así una idea de la naturalezal humanistica de la colección.

La mayor biblioteca municipal del Perú está en El Callao. La biblioteca municipal piloto fue fundada tan solo en 1936, y fue reorganizada en 1957. Ofrece una amplia colección de 48,000 ejemplares al público en general.

Las bibliotecas públicas en el Perú reciben asistencia técnica de la Oficina Nacional de Bibliotecas Populares Municipales, localizada en la Biblioteca Nacional.

Bibliotecas escolares.- La mayoría de las bibliotecas escolares en Perú se encuentran en escuelas particulares y en las mas grandes escuelas públicas de primaria y secundaria, principalmente en las ciudades mas grandes. En su mayoría están a cargo de personal improvisado, muchas veces profesores con una carga curricular de tiempo completo. Estos factores casi siempre conducen a colecciones y servicios menos que adecuados, y llega afectar el acceso a estas bibliotecas debido a horas de trabajo irregulars e insuficientes.

Ayudas audiovisuales suelen ser largamente sub-utilizadas o no están disponibles, y muchas veces no son consideradas de responsabilidad de las bibliotecas escolares. El Sistema Decimal Dewey es generalmente empleado en la clasificación, pero un gran número de bibliotecas escolares no están catalogadas ni clasificadas debido a falta de personal entrenado.

Bibliotecas Especiales.- El “Directorio de bibliotecas especializadas del Perú” fue publicado por ABIISE (Agrupación de Bibliotecas para la Integración de la Información Socioeconómica) e 1972, sirviendo como una actualización de la “Guía de Bibliotecas Especializadas” editada por la Asociación Peruana de Bibliotecas en 1969. El directorio lista 100 bibliotecas especiales, de un total de 130 identificadas durante el periodo (de recolección). Las bibliotecas incluídas son de tres tipos; aproximadamente un tercio están en el campo de las ciencias sociales, y otro tanto en las ciencias básicas y aplicadas, y de las humanidades, respectivamente, o se orientan a intereses específicos de una institución en particular. Cerca de un tercio del total, de entre las tres categorías, están directamente relacionadas a oficinas gubernamentales, tales como ministerios.

Las bibliotecas especiales en el Perú incluyen a Itintec (Instituto de Investigación Tecnológica Industrial y de Normas Técnicas), un fino centro de información e investigación en tecnología dura, mientras ESAP, la escuela Superior de Administración Pública…” (NR: Fin de la información accesible).

Comentario.- En conclusión, la situación ha cambiado poco en 17 años gracias al abandono en que se encuentra el sector. La tabla incompleta refleja la carencia de valiosa información, tal cual sucede con la información acerca del rubro en los anuarios de UNESCO. Ergo, la incompetencia es tanta que nadie se hace responsable de siquiera recolectar información que evidencie el abandono.

En cuanto a las cifras, mientras la UNM de San Marcos sigue poseyendo 450,000 títulos, la PU Católica del Perú ahora posee la mayor biblioteca académica del país, con cerca de 700,000 títulos. Citando el uso intensivo de libros de texto en las bibliotecas universitarias, este es un anacronismo que hay que desterrar. Si bien es cierto que el costo de los textos suele ser muy elevado, hay otras formas que no se han potenciado como los bancos de libros de texto.

En los EE.UU. este año se ha intensificado el alquiler de libros de texto a precios razonables, los que son devueltos al concluir el periodo lectivo. El trámite se puede hacer en librerías físicas dentro o fuera de la institución de enseñanza y también por Internet. Si el texto no es devuelto, la tarjeta débito o de crédito es cargada con el costo total del texto. El negocio es absolutamente privado sin participación de entidades de gobierno (central, estatal, condal o municipal). La misma modalidad se aplica a libros físicos o electrónicos. Así, las bibliotecas académicas se limitan a tener material de investigación, información, entretenimiento y didáctico.

En el artículo se dice que nuestras bibliotecas públicas rara vez prestan, y las bibliotecas universitarias se restringen a los estudiantes registrados. Semejante torpeza es un factor que limita la circulación del conocimiento, contrario a lo que debiera ser. Por añadidura, el personal calificado es escaso.

En Lima cercado, la colección es ridículamente reducida, se trata de una biblioteca de élite que no es para el pueblo. En Barranco, para alcanzar estándares internacionales la colección tendría que multiplicarse por cincuenta. Mas razonablemente, habría que pensar en ampliarla a una cantidad diez veces mayor, 30,000 ejemplares, lo cual requiere un nuevo local, moderno, mas accesible y con mayor capacidad de atención.

La referencia a las ayudas audiovisuales y las bibliotecas escolares se debe a que en los EE.UU. ellas funcionan como centros de recursos y tienen a su cargo el material didáctico. Desde 1993 sin embargo algo ha cambiado allí: hoy todas las aulas cuentan con écran, computadoras, y proyector láser empotrado al techo.

Hace cuatro semanas fui informado que la biblioteca municipal de Huánuco ha sido cerrada hace algún tiempo, sin pena ni gloria. Quiero hacer pública mi felicitación al alcalde de la ciudad pues ha tomado el primer paso en la dirección correcta. Aunque no haya relación alguna, hago recordar que la Crónica XX, publicada hace mas de un año en HOY Regional, se tituló: “¡Cierre esa biblioteca, señor alcalde!”.

(*) Ing. Civil.
____________________

[1] World Encyclopedia of Library and Information Services. Third Edition. Wedgeworth, Robert, Editor. ALA - Asociación Bibliotecaria de América (EE.UU.). Chicago: 1993


Share on Google Plus

About Orlando Bravo Jesús

Blogger y periodista huanuqueño.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios: